Viñas de Garza tuvo sus primeras actividades en el año 2003, nació con la certeza de que las vinícolas pequeñas en México pueden producir vinos de la más alta calidad y competir con las grandes, ofreciendo a sus consumidores el toque personal y único de los vinos boutique con la calidad de producción de los vinos Premium de México.

La primera vinificación tuvo lugar hasta el 2006, tiempo suficiente para desarrollar los viñedos e infraestructura propios para una producción completa y de calidad controlada.