Llamamos a este vino “Biolento”, en honor a las pequeñas y violentas criaturas que atacan al viñedo y representan el mayor desafío de la agricultura ecológica.

La uva proviene de una finca con labranza cero, donde no se fertiliza ni se echan plaguicidas.

Este vino contiene la mitad de sulfitos agregados que un vino tradicional, se fermenta con levaduras indígenas y se embotella sin filtrar.