En 1985, Paolo llega a México para dirigir una importante vinícola en Aguascalientes.

Después de participar varios años en el desarrollo de la empresa y contribuyendo a los muchos de sus logros, decide en 1997 iniciar su empresa vitivinícola comprando un terreno de 38 hectáreas en Toros Pintos, Valle de Guadalupe, Ensenada y funda Villa Montefiori.