La belleza de una mezcla es la libertad absoluta de hacer el mejor vino posible, sin restricciones de varietales o viñedos.

Mi intento es hacer un vino tinto que sea intenso y robusto, y al mismo tiempo suave y amable, listo para ser disfrutado a diario.