La cosecha 2013 ya está siendo considerada como una cosecha “clásica” para el Costa Central.

La brotación y la floración ocurrieron sin incidentes y el envero fue temprano lo que resultó en un tiempo de suspensión prolongado para las uvas.

El verano comenzó temprano y hacía calor pero se enfrió a mediados del verano. El calor volvió hacia el final del verano y se mantuvo hasta principios del otoño. A causa de estos condiciones climáticas casi perfectas las uvas pudieron madurar completamente logrando Excelente desarrollo de sabor y brillantes niveles de acidez natural.

Los vinos de la cosecha 2013 tienen un gran color sabores y estructura de taninos todo características que ayudaron a la Costa Central a convertirse en una región vinícola de clase mundial.