Bodegas Félix Callejo se encuentran en el corazón de la D.O. Ribera del Duero en Sotillo de la Ribera (Burgos), e inician su andadura en el año 1989 respondiendo a una larga tradición familiar y a la ilusión y el empeño que la familia Callejo ha puesto en esta iniciativa.

Para lograr el fin deseado, buscan la colaboración y el asesoramiento de los mejores especialistas, y así levantan un sólido edificio, dotado de la más moderna tecnología, que la distingue en su estilo.

A partir de ese momento, todo el afán de la familia Callejo ha estado volcado en elaborar y criar unos vinos que, ya desde su primera cosecha –Tinto Callejo 1989- han sido dignos de estar presentes no sólo en el mercado nacional, sino que respondiendo a unas metas más amplias, se han paseado por todo el mundo, pues desde América hasta Japón, incluyendo Europa, el Sr. Callejo ha dado a degustar estos caldos a los mejores catadores, llevando dignamente el nombre de la Ribera del Duero por los países que él ha visitado.

Todo este esfuerzo se vio recompensado a partir de 1993, no sólo en el ámbito comercial, sino que la opinión favorable de personas cualificadas han ido concediendo numerosos premios (nacionales e internacionales), así como han ido seleccionando estos vinos en las más prestigiosas revistas especializadas en vino.