Es un vino maravilloso que tiene un mensaje invaluable, el cariño de los padres hacia sus hijos.

Para aquellos que buscan algo nuevo, es una extraordinaria opción de conocer el Valle de Guadalupe de la mano con la pasión, ilusión, inspiración y entusiasmo.