Bodega familiar de 90 hectáreas propias. El viñedo es trabajado de manera orgánica y manual con selección parcelar para resaltar la mejor expresión de este gran terroir. Las uvas son cosechadas manualmente después pasan por una mesa de selección y son llevadas a una maceración en frío. La fermentación se lleva a cabo con levaduras nativas y temperaturas controladas en tanques de acero inoxidable.