La bodega Humberto Canale, fundada en 1909 por el ingeniero que da nombre a la empresa, tuvo un papel fundamental en el desarrollo de la vitivinicultura de esta región. La historia comenzó en el siglo pasado, poco después de la Campaña del Desierto. Al poco tiempo, productores de aguda visión importaron todo lo necesario como para desarrollar en la región una vitivinicultura relevante.