Mariatinto inicia en 2002, como un proyecto enológico único en su momento.

No parte de un proyecto de vinícola con viñedo establecido, enólogo, portafolio de vinos y un lote de barricas.

Se inicia con el ensamblaje de un vino del Valle de Guadalupe que pudiera llegar a las mesas de los mejores restaurantes de México, sin ser caro y con una clara orientación a los vinos del viejo mundo.