Júrame es un mezcal cristalino, de un brillante elegante que le da un toque fino para sellar las promesas más entrañables.

Suave al trago y con exquisitos aromas al paladar, su sabor es la perfecta compañía para brindar y jurarse a los ojos.