En el año 2009 Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach comienzan a elaborar sus dos primeros vinos inspirados en el deseo de reflejar las características de los viñedos Toko y Tomal en Paraje Altamira y La Consulta.

Zaha significa corazón y Teho sangre de la tierra en lengua de los huarpes.